viernes, 1 de diciembre de 2006

HOMENAJE AL PABELLON PRINCIPE FELIPE

Sirva este artículo para rendir homenaje al pabellón que más currículo tiene de España,
en cuanto a haber albergado grandes acontecimientos de basket, muy por encima de pistas como el Sant Jordi de Barcelona, el Martín Carpena de Málaga o el Buesa Arena de Vitoria, a pesar de no haber sido sede de la final de una liga ACB.



Su primer gran acontecimiento, fue nada más y nada menos que la Final Four de 1990. En la primera semifinal y por tanto, partido oficial disputado en él el 17 de abril, el FCB ganaba al Aris de Salónica de Gallis y Yannakis por 104-83, mientras que la Jugoplastika se deshacía del Limoges por un cómodo 101-83. En la gran final, los croatas rompían, una vez más el sueño culé de conseguir su primera Copa de Europa al ganarles por 5 pirricos puntos. Toni Kukoc fue el MVP de la final, al conseguir 20 puntos y saliendo desde el banquillo.




En la temporada 90-91, el Club Baloncesto Zaragoza dejaba su antigua pista del Palacio de los Deportes y pasaría a jugar sus partidos en el Príncipe Felipe. El equipo venía de ganar su segunda Copa del Rey en las Palmas de Gran Canaria, por lo que sería el representante español en la extinta Recopa. El CAI, fichó como americano a la gran estrella de la primera copa, el fallecido KEVIN MAGEE, que haría dupla con el MVP de la cita canaria, Mark Davis.

Así, se explica que el aforo estuviera totalmente lleno de abonados y que dada tal respuesta de la afición mañica, se tuvo que ampliar la capacidad del pabellón. En los primeros años de su existencia, solo salían a la venta, menos de 1000 localidades, que hacía que si querías ir al partido, tuvieras que ir con mucha antelación a la hora de inicio.

El primer partido oficial del equipo maño fue el 22 de septiembre, con victoria del CAI ZARAGOZA, frente al Caja Canarias por 91-55, destacando los 27 de Magee y los 23 de Davis.

Y que mejor ocasión, que disputar un ALL STAR de la ACB en un pabellón recién estrenado. Así, el 1 de diciembre del 90, se disputaron los concursos de mates y triples y al día siguiente, el partido entre el combinado Par e Impar.

No iba a ser el último gran acontecimiento que vería la instalación de la avenida Cesáreo Alierta. La LV edición de la Copa del Rey, se vino a Zaragoza. EL CAI, no era cabeza de serie, pero, el cruce de cuartos, fue contra el a priori rival más asequible, el Estudiantes Caja Postal. El choque se decantó hacía los madrileños, que perdieron la final con el Fútbol Club Barcelona, que así se resarcían de la final que habían perdido en la misma pista, el año anterior.

En la competición europea, el conjunto rojillo llegó a la fatídica final de Ginebra, por lo que las gradas del Príncipe Felipe vieron toda una semifinal europea ante el Cholet francés. Antes habían jugado allí, el Estrella Roja, el Paok de Salónica o el Happoel Galil Elyon.

En la siguiente temporada, también tuvo algún hecho destacable. El 23 de febrero en partido disputado ante el Joventut de Badalona, el equipo de Rubio, se ponía por primera vez, líder de la liga regular. Esta vez, en competiciones europeas, solo se disputaron partidos de la liga de octavos de la copa Korac.

Ese verano, se volvieron a disputar encuentros internacionales, con la disputa del Preolímpico. Jugadores como Alexander Volkov, que estuvo entre otros en Atlanta Hawks y que era uno de los mejores europeos en su momento, jugaron en la pista zaragozana.

En la 92-93, este escenario volvió a vivir una semifinal europea, aunque esta vez, el Aris, nos privó de disputar la segunda final continental.

Internacionalmente, excepto los partidos de la liguilla de octavos de la Korac, no se disputaron más partidos de este calibre, hasta que en 1995, se celebró la 2ª Final Four que se ha celebrado en Zaragoza. En este caso, el representante español, el Real Madrid, consiguió su Copa de Europa, al ganar en la final al Olympiacos por 73-61, siendo Arvydas Sabonis proclamado el MVP.

En un año, hubo un nuevo elemento decorativo en el pabellón, nada más y nada menos que en el techo. El 12 de junio de 1996, un mes y 9 días después del último partido oficial del Club Baloncesto Zaragoza en mucho tiempo, se le retiraba la camiseta, al mejor y más carismático jugador nacido en la tierra del polvo, viento, niebla y sol. Fernando Arcega Aperte, cuya retirada se había producido el año anterior, veía como en un muy emotivo encuentro ante un combinado nacional, se retiraba su número 6. Como señalo anteriormente, el equipo ya había terminado la competición nacional y ya se mascaba su desaparición, de ahí la importancia de retirar una camiseta que no es que fuera a no usar otro jugador, sino que no se daba la oportunidad a tal hecho. Estos días que se ha retirado el 7 de Ignacio Solozabal en el Fútbol Club Barcelona, tiene mayor sentido el que Fernando tuviera el homenaje que se merecía en su momento.

Foto de la Camiseta que está en el pabellón, a la izquierda del Palco.

Con unos años de travesía por el desierto, donde solo se disputaban encuentros de EBA del Hyspanocobyr Helios, en 1999, sin un equipo de elite de la ciudad, el Príncipe Felipe abría sus puertas para dar sede a la final de la Copa Saporta99 entre el Benetton Treviso y el Pamesa Valencia. ¡¡Que paradoja!!, el equipo que compró nuestra plaza cuando desaparecimos, jugando una final europea tres años después en nuestro propio pabellón.

En 2002, volvió la ilusión a tal majestuoso escenario. Se volvía a abrir el segundo anillo, para presenciar un partido de baloncesto. Zaragoza recuperaba el baloncesto de alto nivel con un equipo de LEB-1. El trofeo de ciudad de Zaragoza, con el Joventut como invitado y cuyo entrenador, Manel Comas lo había sido otrora, del anterior equipo local, fue un cúmulo de sensaciones encontradas, de torrente de nostalgia y de empezar a amar incondicionalmente a un equipo recién nacido. La temporada fue desastrosa deportivamente hablando y el pabellón acostumbrado a ver levantar en sus vestuarios grandes trofeos de Campeones, tenía que ver como se disputaba una eliminatoria, por asegurar la permanencia, algo que no había sucedido nunca antes.

Pero en febrero de 2003, se celebró la XLI edición de la Copa de la Reina, batiéndose el record de asistencia a un partido femenino. El Mann Filter sucumbió en la eliminatoria de cuartos de final y el intratable Ros Casares conseguía un título más. Esta competición no se celebraba en Zaragoza desde el año 1960.

En el verano de ese año, todo un NBA como Pau Gasol ofrecía un clinic en la pista central a chavales de diferentes equipos de la ciudad.

En 2004, la ciudad y por ende, el pabellón, recibirían el encargo de organizar la Copa Príncipe de la liga LEB, una competición muy menor en comparación con todo lo que había vivido hasta ese momento, pero que sirvió para romper el maleficio del equipo local, al proclamarse el CAI Zaragoza, brillante campeón. A destacar la gran presencia de aficionados del Plasencia Galco, que dieron gran colorido al recinto.

En el verano del 2004, se produciría uno de los momentos más brillantes de la selección española en categorías inferiores, cuyo palmarés cuenta con muchas medallas de bronce y muy pocas de oro. Así la selección júnior, que contaba con Sergio Rodríguez, hoy NBA, Antelo o Carlos Suárez, pudo colgarse al cuello la mayor presea.


Imagen de la Selección Junior, Campeona de Europa.


No pasaría mucho tiempo, para volver a vivir en el “Teatro de los Sueños”, otro gran acontecimiento. En septiembre del 2004, se anunció que la Ciudad del Ebro, acogería la LXIX edición de la Copa del Rey, con el añadido, que no habría un equipo local y anfitrión, sino que serían los 8 mejores equipos ACB en la primera vuelta, algo que solo sucedió en La Coruña 1989 y 1993 y en Granada 1995. Este evento, se pudo celebrar gracias al centenario de la Caja Inmaculada y por eso la afición maña agotó las entradas que puso a su disposición la organización y el resto del aforo se lleno de canarios, malagueños, vitorianos, etc, que dieron un espléndido colorido y demostraron como pueden convivir las diferentes aficiones de baloncesto.

Fue una gran manera de celebrar el decimoquinto aniversario del pabellón.

Imagén de la entrega de la Copa al Unicaja Malaga, en dicha Copa del Rey

Por último, en este año 2006, se pudo disputar unos playoffs de ascenso a la liga ACB, que al igual que en las semifinales celebradas en el 2004, se pudo colgar el cartel de “No hay billetes”, en una ciudad loca, loca por el baloncesto y que sin embargo, no podrá disfrutar de un acontecimiento que se celebrará en España en 2007, como es el Eurobasket de selecciones nacionales. Incomprensiblemente, Zaragoza no ha sido designada sede y si se verán partidos en ciudades con tan poco pedigrí baloncestistico como Palma de Mallorca o Alicante. No es la primera vez, que la selección española absoluta nos es esquiva. Después de apalabrarse un amistoso con la selección francesa, finalmente ese partido no se celebrará.

Como se ve, pocas cosas no se han celebrado en este PABELLÓN, con palabras mayúsculas, orgullo de todos los maños y de los aficionados al BA-LON-CES-TO, en general.

No hay comentarios: